El museo ‘En casa con mis monstruos” del cineasta mexicano Guillermo del Toro, ubicado en Guadalajara, Jalisco. Dedicara una esquina al famoso luchador mexicano ‘El Santo’ un personaje icónico de nuestro país.

La exposición del luchador muestra como Rodolfo Guzmán Huerta lucía sin su emblemática máscara. Dichas fotografías fueron emitidas por la Asociación Nacional de Actores y es de los pocos registros que se tienen con la verdadera identidad de “El Santo”.

 

El luchador mexicano nunca perdió su máscara plateada durante alguna pelea e incluso aparecía con ella puesta en entrevistas y eventos públicos. Desde entonces su rostro se volvió un misterio y se generó el mito de que nunca se despojaba de ella.

Un momento importante se vivió cuando en los años 80, se quitó la máscara durante una entrevista en el programa Contrapunto, conducido por Jacobo Zabludovsky, pero sólo mostró una parte de su cara.

“El Santo” fue el nombre artístico de Rodolfo Guzmán Huerta, un luchador profesional y actor mexicano. Con el sobrenombre de “El enmascarado de plata” es uno de los luchadores más famosos de México y del mundo además de ser icono en la cultura mexicana del siglo XX.

Por: Jani López